Sistemas de aislamiento perimetral

El aislamiento perimetral protege de la humedad y el agua

 
 
 
 
 
El aislamiento térmico busca envolver la totalidad del edificio sin fisuras. Además de la cubierta y los muros, también se debe aplicar un aislamiento térmico a los componentes del edificio en contacto con el suelo. El aislamiento térmico del suelo se puede aplicar por debajo o por encima de la losa. Se puede usar FOAMGLAS®, de conformidad con el ingeniero de estructuras, como aislamiento térmico de soporte, incluso en zonas bajo presión constante del agua.

El aislamiento térmico que esté en contacto con el suelo debe cumplir unos requisitos excepcionales. De hecho, será casi imposible – o muy costoso – volver a acceder a esa parte de la obra una vez acabado el edificio. Es por ello que el aislamiento del suelo debe garantizar una funcionalidad perfecta, una larga duración del servicio y una estabilidad adecuada. FOAMGLAS® satisface dichos criterios en su totalidad e incluso se puede usar, de conformidad con el ingeniero de estructuras, como aislamiento térmico de soporte por debajo de la losa de cimentación y en zonas bajo presión constante del agua.

Por razones económicas, los niveles reservados a bodegas (sótanos) tienen con mayor frecuencia un uso residencial o profesional. Por ello, los muros que estén en contacto con el suelo deben estar perfectamente aislados para evitar los daños causados por la humedad y la posterior rehabilitación. FOAMGLAS® propone sistemas convincentes que proporcionan una protección duradera a los componentes de un edificio que estén en contacto con el subsuelo.