Sistemas de aislamiento de cubiertas planas

Duradero y compacto

 
 
 
 

La cubierta plana es una de las aplicaciones más importantes para el aislamiento FOAMGLAS®. Todas las capas de la cubierta plana FOAMGLAS® están adheridas entre sí de forma homogénea. Por consiguiente, es imposible que el agua se cuele entre las capas. Se excluye por lo tanto la penetración de humedad y la infiltración de agua. Ello tiene un efecto muy significativo sobre la duración de servicio de la cubierta.


Se puede aplicar todo tipo de superficies sobre la cubierta compacta FOAMGLAS®. Según el uso previsto, se pueden instalar terrazas con baldosas, cubiertas ajardinadas, cubiertas parking, cubiertas con gravilla o sin capa de protección. Para cubiertas de pendiente variable, ofrecemos un servicio de diseño personalizado que hace uso del FOAMGLAS® TAPERED ROOF SYSTEM. Las placas FOAMGLAS® con pendientes son una opción interesante en términos tanto de rentabilidad como de tecnología de aislamiento. Las pendientes previas son innecesarias y la protección térmica aumenta simultáneamente.


La cubierta compacta FOAMGLAS® también se puede usar como soporte de carga muy aislante. Se pueden aplicar todos los tipos de revestimientos sin puentes térmicos, con seguridad en cuanto a física de la construcción y con un coste razonable. Por consiguiente, los arquitectos y clientes disponen de posibilidades casi ilimitadas para construir edificios exigentes desde el punto de vista estético y técnico, y con cubiertas metálicas duraderas y perfectamente aisladas.


Los recubrimientos se pueden aplicar mediante la técnica de cubierta metálica o de bandejas perfiladas prefabricadas auto portantes. Los rastreles metálicos adheridos al aislamiento o las plaquetas especiales ofrecen los puntos de fijación necesarios, sin puentes térmicos. Se garantiza una resistencia total a la succión del viento.